al papel de periódico.

En su día pude comprobar lo que significó para mí El Arte, y la Poesía pues eso El arte fue helarme de a de frio, y al igual que la poesía no me dio para comer es más ni para merendar.

Y reparar relojes con la espalda y las manos frías, no era muy agradable, ni productivo, por lo que recurrí a envolverme como una momia con periódico, y las manos calentarlas con pilas desgatadas envueltas en el papel de aluminio del bocadillo.

Pues con el frio de estos días, la artritis y la artrosis, volví al viejo método de aliviar el dolor de las manos con calienta manos., dejando el periódico para cuando haga más frio si fuera necesario, combatir la pobreza energética.
al papel de periódico.

En su día pude comprobar lo que significó para mí El Arte, y la Poesía pues eso El arte fue helarme de a de frio, y al igual que la poesía no me dio para comer es más ni para merendar.

Y reparar relojes con la espalda y las manos frías, no era muy agradable, ni productivo, por lo que recurrí a envolverme como una momia con periódico, y las manos calentarlas con pilas desgatadas envueltas en el papel de aluminio del bocadillo.

Pues con el frio de estos días, la artritis y la artrosis, volví al viejo método de aliviar el dolor de las manos con calienta manos., dejando el periódico para cuando haga más frio si fuera necesario, combatir la pobreza energética.