Qué maravilla. No sé si más resurrección que restauración, pero el caso es que el abuelete está ahora (estoy seguro de ello) mejor que cuando salió de la fábrica. Un deleite para la vista y el oído.

Gracias por mostrarlo!

Enviado desde mi Moto G (4) mediante Tapatalk