Resultados 1 al 12 de 12
  1. #1
    Fecha de Ingreso
    25 ene, 08
    Mensajes
    122
    Gracias: 1

    Predeterminado

    SEIKOSHA DURANTE LA WW2


    CRONÓMETRO MARINO

    Esta es una de las etapas más desconocidas de Seiko, sobretodo por su escasa producción y corta duración en el tiempo.

    Los cronómetro de marina de Seiko se fabricaron en serie por Daini Seikosha.

    El cronómetro marino de Seiko era una copia del fabricado en Suiza por Ulysse Nardin. La diferencia estribaba en que el modelo de Seiko era manufactura propia.

    Fotos de ambos cronómetros de marina:

    Seiko




    Ulysse Nardín




    Antes del nacimiento de los cronómetros de marina de Seiko, Seikosha produjo relojes de cubierta con una reserva de marcha de cinco días, además de relojes de navío con una reserva de marcha de ocho días usando escapes de palanca de buena calidad. Sin embargo, estos cronómetros eran adecuados para la marina mercante y no para su uso en la navegación militar.

    La Armada Imperial de Japón empleó los cronómetros importados por Ulysse Nardín, Kullberg, etc. Los realizados por Seikosha tenían una exactitud tasada de más/menos 12 segundos/día, considerando que la norma establecida para la exactitud naval era de mas/menos 1 segundo/día durante un espacio de 20 días. Este fue el motivo por el cual se emplearon los cronómetros importados para la navegación.

    Seiko produjo cronómetros de marina en el periodo comprendido entre 1.941 y 1.945.

    Para conocer el principio de esta historia, hay que remontarse aproximadamente al año 1.938, cuando en la oficina naval se necesitaba un cronómetro marino realizado en el propio país.

    Por aquel entonces, el comandante naval Ryouichi Sugiyama, había tomado la dirección de los Laboratorios de Navegación Naval. El comandante Ryouichi mantuvo contactos con Kintaro Hattori(fundador de Seiko) para encomendarle la producción de los cronómetros, pero K. Hattori rechazó el proyecto, alegando que “no era negocio la realización de un cronómetro marino en esos momentos”.

    La situación política empeoró en 1.938 y en 1.939 Gran Bretaña y Francia declaran la guerra a Alemania, más tarde en 1.941 Japón entra en ella. En estos momentos Japón necesitaba un suministro fiable de cronómetros de marina.

    Como resultado de esta nueva situación, Seikosha comenzó el desarrollo de un cronómetro de marina; los primeros ensayos comenzaron en el año 1.940.

    En 1.943 la fabricación se trasladó a Sendai (ciudad a 300 kilómetros al norte de Tokio en la prefectura de Miyagi), sede de la universidad de Tohoku, de la que era profesor Hakar Masumoto. La razón de este traslado fue evitar los continuos bombardeos de la ciudad de Tokio por parte de los bombarderos B-29.

    Antes de que comenzara la producción en serie, los ingenieros de Daini Seikosha estudiaron los materiales que se iban a emplear, especialmente en lo concerniente a volantes y resortes (muelles y espirales). Esta era la especialidad del Profesor Hakar Masumoto, que se unió al proyecto como observador y fue el inventor del coelinvar. Su experiencia en este campo fue determinante.

    El coelinvar es el resultado de añadir cobalto a la aleación de hierro, níquel y cromo que componen el elinvar. Esta aleación conseguía mejoras en la insensibilidad a los cambios de temperatura en los muelles, espirales y volantes autoajustables, que antes había sido utilizada con éxito en relojes. Se dice que Daini Seikosha intentó utilizar el coelinvar en los cronómetros de marina, pero ello no se pudo comprobar nunca.

    El elinvar es una marca registrada de un tipo de acero con níquel y cromo, usada en los resortes de los relojes, ya que su elasticidad es constante dentro de una amplia gama de temperaturas.

    Daini Seikosha produjo menos de 600 cronómetros de marina, logrando un nivel de precisión superior al Ulysse Nardin simplemente copiando sus elementos, pero desarrollándolos bajo los criterios de Seiko, esto hizo que se iniciara el camino que más tarde en la post guerra dieron luz a las mejores creaciones de Seiko en sus relojes de pulsera. Seikosha nunca importó ningún elemento, aunque muchas partes eran prácticamente iguales, todas las piezas fueron realizadas en Japón; Ogura Joyería Cia. de Tokio realizaba los rubís y el resto prácticamente era de la propia Daini Seikosha.

    Se consiguió una desviación de más/menos 0.5 segundos/día, cuando la norma era de más/menos 1 segundo/día; e incluso algunas unidades fueron medidas a más/menos 0.1 segundo/día.

    Muy pocos cronómetros sobrevivieron a la práctica destrucción de la Armada japonesa durante la segunda guerra mundial, por esto no he encontrado ninguna foto.



    RELOJES PILOTO

    El reloj de dotación de los pilotos de la Armada Imperial Japonesa.



    De generosas medidas como los fabricados para la Luftwaffe, se trataba de relojes fabricados por Seikosha.....




    Como curiosidad, vemos la trasera grabada, en la inscripción de arriba a la izquierda se lee "Cielo", a la derecha "Soldado" y la inscripción descendente es el número del piloto....



    Por último, una foto del movimiento, de cuerda manual, marcado Seikosha





    RELOJES AERONAVE

    Seikosha fue el antepasado de la empresa Seiko día de hoy. Este reloj de aviones se produjo durante la Segunda Guerra Mundial, y fue el reloj estándar de equipamiento de aviones de la Segunda Guerra Mundial de los Aviones de combate japoneses.



    Los modelos se hicieron para el Ejército Imperial Japonés de la Fuerza Aérea, así como la flota de la Armada Imperial Japonesa del Aire. Este reloj es comúnmente buscado por los coleccionistas, que los pilotos kamikaze llevaban este reloj atado alrededor del cuello con una cuerda, para tener una rápida lectura.












    RELOJES DE TREN

    También se fabricaron relojes de bolsillo para el uso ferroviario durante la ww2.








    El movimiento se parece al de piloto presentado anteriormente, pero este es de peor calidad en acabados.




    Estos relojes participaron en el ataque japonés a Pearl Harbour......


    MITSUO FUCHIDA



    Debo admitir que estaba más entusiasmado que de costumbre, como me desperté esta mañana a las 3:00 am, hora de Hawai, cuatro días pasados mis treinta y nueve años. Nuestros seis portaaviones se colocaron 230 millas al norte de la isla de Oahu. Todo el camino hasta llegar hasta aquí comenzó hace casi un año...



    El ambicioso plan había surgido cuando en enero de 1941, el general japonés Onishi aseveró, en una conversación casual, que «si vamos a la guerra con Estados Unidos, no tenemos ninguna esperanza de ganar a menos que la flota norteamericana en Hawaii pueda ser destruida». Hacía pocas semanas que el comandante en jefe de la Marina japonesa, almirante Yamamoto, había afirmado en una conferencia: «¿Contra los norteamericanos? Haremos estragos durante seis meses. Luego, que Dios nos ayude».




    Juegos de guerra

    El ataque ha sido inspirado por el que habían llevado a cabo en noviembre de 1940 aparatos Swordfish cargados de torpedos de la British Fleet Air Arm contra la base naval italiana de Tarento. Con la perdida de solo dos aviones se habían hundido tres acorazados. Después de aquello, el agregado naval japonés en Londres y excelente piloto de combate, el comandante Minoru Genda, fue llamado y se le encomendó preparar un ataque similar contra Pearl Harbor. Tras diez días de estudio, el proyecto de demoler la flota norteamericana en Pearl Harbor era «arriesgado, pero no imposible».



    Durante algunos meses, el jefe del Estado Mayor de la 1.a Flota Aérea, Ryonosuke Kusaka, perfiló el plan de ataque. A finales de agosto, Yamamoto pudo presentar una estrategia detallada a los quince más altos oficiales del Ejército japonés, encabezados por Osami Nagano, jefe del Estado Mayor General de la Marina, convocados especialmente a Tokio para ser informados del plan ultrasecreto.



    Del 2 al 13 de septiembre, la ofensiva fue ensayada en la mesa de simulacros de la Escuela Naval de Japón, con el resultado de dos portaaviones nipones «destruidos». Hasta el momento era capitán de fragata y sorprendentemente fuí nombrado comandante en jefe de todos los grupos de Aviación de la 1.a Flota Aérea, ascendiendo a coronel y destinado al portaaviones Akagi, en base a mi arrojo como piloto de combate.





    Genda y yo estuvimos cientos de horas ensayando y entrenando pilotos en las técnicas de bombardeo en picado y de vuelo rasante, y barajabamos las diversas maneras de llevar a pique la flota de EE.UU. Genda quedó convencido de la viabilidad de emplear también aviones torpederos y submarinos para el gran ataque.


    Un espía japonés, en un buque «mercante»

    Un discreto y desapercibido aviador japonés de 33 años, Suguro Suzuki, viajaba en el «mercante» nipón Taiyo Mam por una ruta extraordinariamente septentrional hacia Hawaii. Suzuki medía minuciosamente la presión atmosférica, registraba la intensidad y dirección de los vientos de la zona y estudiaba el balanceo de la nave. En toda la travesía, ni un solo barco se cruzó con el buque de Suzuki.

    Ya en Honolulu, Suzuki averiguó los detalles del comportamiento de los marines y descubrió que el week-end era respetado religiosamente. Pero el gran hallazgo de Suzuki fue que la flota norteamericana ya no fondeaba en Lahaina, sino en el puerto de Honolulu.

    Suzuki no sólo proporcionó a Tokio la descripción exacta de la disposición de la flota norteamericana en Honolulu, sino que obtuvo también datos técnicos sobre los sistemas de seguridad en los hangares de aviones de combate de la base aérea de Hickam e incluso deleitó a los hawaianos con acrobacias suicidas, pocos días antes del ataque japonés, con el fin de vigilar desde el aire, en una avioneta alquilada, la posición precisa de los buques de guerra de EE.UU. Un mes antes, el 21 de octubre, Suzuki había tomado fotografías aéreas de toda la isla y de la flota de EE.UU. en un vuelo turístico en el que cualquiera podía hacer fotos.

    El 5 de noviembre, la Orden n.° 1 de la Flota Combinada de Japón, supersecreta, detalló el plan de ataque. Muy pocos altos oficiales tuvieron acceso a ella. Dos días después, Chuichi Nagumo era nombrado comandante en jefe de la flota que guiaría a Pearl Harbor.


    La flota se reúne en secreto

    El 17 de noviembre, el buque insignia Akagi, al frente de una flota de 31 unidades, zarpó de la base naval de Saeki. Tres míseras chozas con sus mástiles de madera vibrando al viento eran toda la vida que había en la bahía de Tankan, en las remotas islas Kuriles, cuando la enorme flota japonesa llegó para esperar la orden de avanzar hacia Hawaii. No obstante, el almirante Nagumo obligó a sus hombres a quemar las basuras, y a no tirarlas al mar - como es habitual -, a retener temporalmente a los nativos y a guardar las máximas precauciones para que su presencia quedase inadvertida.





    6 portaaviones: Akagi, Kaga, Hiryu, Soryu, Shokaku y Zuikaku.
    2 acorazados: Hiei y Kirishima.
    2 cruceros pesados: Tone y Chikuma.
    1 crucero ligero.
    8 destructores.
    81 cazas.
    135 bombarderos en picado.
    104 bombarderos horizontales.
    40 bombarderos torpederos.
    3 cargueros de combustible.
    1 buque de suministros.


    Rumbo a Hawaii



    Nagumo recibió la orden de zarpar el 25 de noviembre y partió al día siguiente. Aquella madrugada, a las dos, despertó a Suzuki para insistir: «¿De verdad la flota no está en Lahaina?» Sólo 48 horas después, los augurios de Suzuki comenzaron a cumplirse: la flota trató de repostar y los petroleros fueron lanzados peligrosamente contra los otros buques por las mismas olas furiosas. Las grandes mangueras de los buques-tanque se soltaron, el chorro de petróleo inundó las cubiertas y varios marineros fueron arrojados al mar por los enloquecidos tubos. En el portaaviones Hiryu, el capitán Amagai, con una soga atada al cuerpo, patinó por el petróleo derramado.



    Los poderosos buques de guerra avanzaban con las luces apagadas; ni una transmisión de radio rompía el absoluto silencio de la comitiva. Cualquier informe sobre un presunto submarino cercano hacía cambiar la ruta a la mayor flota de ataque jamás vista. El 2 de diciembre, el almirante Yamamoto ordenó a Nagumo, por decisión del Consejo Imperial del Japón: «Escalad el monte Nittaka». Era la orden definitiva. Bueno, definitiva al estilo japonés.



    Nagumo tenía un difícil encargo. Si la flota era descubierta el 5 de diciembre o antes, «regreso inmediato»; si el ataque se descubría el día 6, Nagumo había de decidir qué se tenía que hacer; el 7 se debía atacar aunque la formación fuese avistada. Esa misión era especialmente ingrata para un hombre aprensivo que había dudado del éxito de la operación desde un principio.


    El despegue de los aviones

    A 600 millas de Pearl Harbor, Nagumo recibió el último mensaje de Yamamoto: «Está en juego el encumbramiento o la caída de nuestro imperio». El Akagi, enarbolando la bandera que llevó Heihachiro Togo en su victoria contra Rusia en 1905, estaba ya subiendo a cubierta los aviones de la primera oleada. Mi objetivo: sorprender y paralizar la fuerza naval estadounidense en el Pacífico, y sólo me preocupaba el éxito militar. Todos los pilotos hemos sido sorprendidos esta madrugada con un sekihan (plato de arroz hervido con frijolitos rojos, reservado para las grandes ceremonias), después de una austera dieta de dos semanas.



    Son las 05:30, dos hidroaviones son lanzados de los cruceros japoneses Tone y Chicuma, para entonces a 200 millas al norte de Hawai, con la orden de hacer un reconocimiento para asegurarse que la flota estadounidense del Pacífico estaba en Pearl Harbor. Sin esperar el informe de los dos aviones, media hora después los seis portaaviones de la Fuerza de Tarea "Kido Butai" de Yamamoto, Akagi, Kaga, Zuikaku, Shokaku, Hiryu y Soryu, ponen las proas a barlovento. La primera oleada de aviones comenzó a despegar, yo volaré como pasajero para dirigir el ataque desde el frente en el bombardero-torpedero Nakajima B5N2 tipo 97 (Kate).



    En 15 minutos, 183 aviones son puestos en el aire. La flota compuesta por 43 aviones caza, 41 aviones de bombardeo de altura, 51 aviones de bombardeo en picado, y 40 aviones torpederos se puso rumbo a Hawai en un recorrido que nos tomaría hora y media. En sólo 45 minutos, una segunda oleada estaba lista para despegar. La flota, compuesta por 54 bombarderos, 36 cazas y 68 bombarderos en picada levantó vuelo y para las 07:00, 350 aviones estaban dirigiéndose en dos oleadas a Pearl Harbor.




    Dos planes de ataque...

    Es el amanecer de este soleado día y la gran bandada de aviones volamos ocultos por las nubes situadas a una altura de 1.070 m hasta la costa de Oahu. Había previsto dos planes de ataque: uno, contando con una sorpresa absoluta, en el que primero actuarían los aviones torpederos, luego los de bombardeo horizontal y finalmente los de bombardeo en picado, para que el humo de las explosiones provocadas por los bombarderos no ocultara los blancos a los torpederos.



    Y otro plan, en caso de «sorpresa frustrada», consistía en un ataque inicial de los cazas y bombarderos en picado contra las bases aéreas y defensas antiaéreas de Oahu, seguido de la acción de los aviones torpederos y de los bombarderos en horizontal, una vez sofocada la resistencia.


    ...que se mezclaron entre sí

    Aprecié que gozabamos de la ventaja de la sorpresa y disparo una bengala, señal de inicio del primer plan. Los bombarderos en picado ascendieron en círculo hasta 3.600 metros, los aparatos de bombardeo horizontal descendieron en espiral hasta los 1.065 metros y los torpederos se prepararon, casi rozando las olas, a iniciar el ataque. Pero observo que los cazas Zero no habían visto mi señal, con lo cual lanzo otro «dragón negro».

    El famoso "Zero"



    El Aichi "Val"



    Y el Nakajima "Kate"



    Esta vez sí lo ven los Zero, pero los bombarderos en picado también observan el segundo disparo y, según la clave, creen que la orden era emprender el segundo plan (dos bengalas) y se aprestaron a iniciar el ataque. Esta confusión provoca un caótico ataque, pero como un huracán de la nada, mis aviones torpederos, bombarderos y cazas de repente golpean con una furia indescriptible las bases, buques e instalaciones militares norteamericanas en Oahu.



    A las 07:49 transmití la señal de ataque: "To - To - To", la primera sílaba de "totsugekiseyo" (a la carga). Cuando la primera oleada de torpederos se dirigía contra los acorazados, lanzo el mensaje en clave: "Tora-Tora-Tora" (tigre-tigre-tigre) . El mensaje fue inmediatamente retransmitido a 5000 km de distancia: "Tora-Tora-Tora" la clave que le confirmaba a Yamamoto en Tokio que el ataque estaba en marcha tal como había sido planificado.



    Grandes géiseres blancos brotaban allá donde los torpedos entraron en contacto con el agua del puerto, y sus negras formas trazaron sus trayectorias directamente hacia los acorazados. Nuevos géiseres se alzaron hacia el cielo a lo largo de los cascos de los grandes barcos a medida que los torpedos encontraban sus blancos. Los acorazados tardaron 10 minutos en disparar fuego antiaéreo desde el inicio del ataque.



    De pronto, una terrible explosión hizo erupción de la hilera de acorazados. Una bomba había impactado contra el polvorín delantero del Arizona. El barco se hundió de inmediato, llevándose a más de 1000 hombres con él.



    A las 8:30 la primera oleada había concluido.



    La segunda oleada no tardó en llegar ,a las 8:55 el capitán de corbeta Shimazaki condujo a 54 bombarderos para dejar caer sus bombas sobre los campos de aviación de Hicham, Fort Island y Kaneohe. No menos de 80 bombarderos en picado rugieron contra sus blancos entre los barcos del puerto. Por aquel entonces un puñado de cazas norteamericanos habían conseguido despegar, pero se vieron terriblemente superados en numero por la cobertura de cazas de la segunda oleada. Los 36 Zeros conducidos por el teniente Shindo del Akagi, destruyeron media docena de aviones en el aire y ametrallaron varios en el suelo. A las 10:00 se había concluido el ultimo ataque y los aviones japoneses se alejaron en varias direcciones para no desvelar la ruta hacia sus portaaviones.



    Los 353 aviones de Fuchida habían lisiado terriblemente la flota del Pacífico de Estados Unidos. Además del Arizona, los acorazados California, Oklahoma y West Virginia y un siembra minas fueron hundidos o volcados. El Nevada quedó varado cerca de la entrada del puerto. Otros tres acorazados resultaron dañados, lo mismo que tres cruceros ligeros, tres destructores y varios buques menores. Cerca de 350 aviones fueron destruidos y 2043 hombres resultaron muertos o se estaban muriendo. Otros 1178 resultaron heridos.



    Tras la segunda oleada de aviones japoneses, 18 buques estaban hundidos o inutilizados, 188 aviones habían sido destruidos y unos 159 estaban seriamente dañados. Sólo 29 aparatos japoneses habían sido derribados. Los tanques de superficie que albergaban reservas petrolíferas para un año eran ya un blanco fácil e indefenso. Sin ese carburante, la Flota del Pacífico de EE.UU. hubiera debido retirarse a la costa oeste de Norteamérica y dejar el océano en manos de los japoneses. Pero Nagumo estaba intranquilo, desconfiaba de la operación desde un principio y temía que los portaaviones norteamericanos Lexington y Enterprise (cuya salida de Pearl Harbor, dos días antes, había privado a la ofensiva de las dos más preciadas piezas de la flota de EE.UU.) sorprendieran a sus naves.



    A pesar de mis protestas, Nagumo ordenó el regreso a Japón a la 1.30 de la tarde y desperdició la gran oportunidad de su país de aniquilar el poderío norteamericano en el Pacífico. Setenta unidades de la escuadra de EE.UU., todos los depósitos de carburante de Oahu y los talleres y diques secos del puerto quedaron indemnes y apoyaron el veloz resurgimiento posterior de la Flota norteamericana.




    Lista de buques hundidos o averiados en Pearl Harbor.

    Acorazados:

    USS Arizona BB-39.- Recibe el impacto de varias bombas, una de las cuales detona dentro de un compartimento de munición y provoca una gran explosión, la que derrumba su superestructura hundiéndolo. Sus restos se encuentran debajo de un memorial dedicado a los caídos durante la batalla en el mismo sitio donde fue hundido.

    USS Oklahoma BB-37.- Tras sufrir los impactos de varios torpedos se inclinó sobre su banda de babor y se hundió. Hubo un intento de reflotarlo y se consiguió reflotarlo de nuevo en 1943, pero finalmente fue desarmado en 1944, vendido para desguace en 1946 se hundió mientras iba remolcado camino al astillero encargado de llevar a cabo la operaciónde desguese.

    USS West Virginia BB-48.- Impactado por lo menos dos bombas y más de cinco torpedos se hundió. Fue reflotado y metido a reparar en los astilleros, siendo de nuevo puesto en servicio en 1944.

    USS California BB-44.- Alcanzado por dos torpedos y una bomba de 250 kilos que a través de una escotilla llega a un pañol de munición y provoca una gran explosión que lo envía al fondo. Reflotado y reparado vuelve al servicio a comienzos de 1944.

    USS Nevada BB-36.- El Nevada es el único buque que intenta salir del puerto pero es atacado y alcanzado por un torpedo y tres bombas. Su comandante ante la posibilidad de que su buque se hunda a la entrada del canal de acceso decide vararlo. Es reparado y vuelve al servicio en 1943.

    USS Pennsylvania BB-38.- Era el buque insignia de la flota del Pacífico y se encontraba en el dique seco detrás de los destructores USS Cassin DD-372 y USS Downes DD-375 (que por esa circunstancia se vieron involucrados en el ataque). El Pensylvania recibió daños menores por lo que fue reparado antes del fin de la primera mitad de 1942.

    USS Maryland BB-46.- Recibe al menos dos impactos de bombas pero con muy pocos desperfectos. Entra en el astillero a reparar y en febrero de 1942 vuelve al servicio.

    USS Tennessee BB-43.- Con averías menores en cubierta entró a repararaciones volviendo de nuevo al servicio en febrero de 1942.

    Cruceros:

    USS Helena CL-50.- Sufre un impacto de torpedo y tiene inundaciones en una sala de máquinas y en las calderas. Es reparado y vuelve al servicio en junio de 1942.

    USS Honolulu CL-48.- Es dañado por una bomba, sufre averías en el casco y cubiertas. Sometido a reparaciones es puesto de nuevo en servicio en junio de 1942.

    USS Raleigh CL-7.- Averiado por el impacto de un torpedo y la onda de una bomba que cae cerca. Es reparado y entra en servicio a mediados de 1942.

    Portahidros:

    USS Curtiss AV-4.- Un bombardero Aichi D3A Val se estrella en su cubierta y recibe el impacto de una bomba en el centro a estribor que atraviesa tres cubiertas causando diferentes daños. Reparado y vuelto al servicio a mediados de 1942

    Destructores:

    USS Cassin DD-372.- Seriamente dañado por bombas e incendios tuvo que ser prácticamente reconstruido de nuevo, no volviendo al servicio hasta febrero de 1944.

    USS Downes DD- 375.- Sufre daños similares al anterior, algunos de los cuales son causados por el mismo Cassin al zozobrar sobre el USS Downes y también es reconstruido volviendo a ser comisionado en 1943.

    USS Shaw DD-373.- Averiado por al menos dos o tres bombas fue reparado, entrando de nuevo en servicio en junio de 1942.

    Minador:

    USS Oglala CM-4.- Recibe impactos de bombas y torpedos siendo estimada su total pérdida, pero fue reflotado y reparado tras un duro y largo trabajo, volviendo al servicio a comienzos de 1943.

    Buque de reparaciones:

    USS Vestal AR-4.- Recibe el impacto de dos bombas y es además averiado por los efectos de la explosión del Arizona a cuya banda de babor estaba abarloado. Es reparado y de nuevo puesto en servicio en verano de 1942.

    Buque Blanco:

    USS Utah AG-16.- Recibe el impacto de un torpedo en su costado de babor sobre el cual gira y se hunde. Años más tarde para liberar el canal se le acerca a la isla de Ford donde aún permanece.


    Durante los próximos cuatro años, yo estoy decidido a mejorar mi hazaña de Pearl Harbor...


    No he tenido mucho tiempo para prepararlo, espero que al menos os sea entretenido de leer.

    Un saludo.

  2. Los siguientes usuarios le dan las gracias a oscaster por este mensaje:

    nikkho (23/07/2016)

  3. #2
    Fecha de Ingreso
    16 ene, 08
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    5,101
    Gracias: 12

    Predeterminado

    Extraordinario trabajo Oscaster, lo pasamos al foro militar para disfrute de todos...

  4. #3
    Fecha de Ingreso
    12 nov, 09
    Ubicación
    Málaga
    Mensajes
    1,477
    Gracias: 0

    Predeterminado

    Es un documental extraordinario, felicidades.

  5. #4
    Fecha de Ingreso
    16 mar, 11
    Ubicación
    PERDIDO EN EL TIEMPO
    Mensajes
    14
    Gracias: 0

    Predeterminado

    mil gracias por el post!!!!!! increible.....

  6. #5
    Fecha de Ingreso
    02 ene, 09
    Ubicación
    oviedo
    Mensajes
    739
    Gracias: 2

    Predeterminado

    Muchas gracias; seguimos aprendiendo.
    <embed src=" http://www.relojeriaancora.com/fotos/110807130152_C5AN.swf" ; width="100" height="100" wmode="transparent" >


    OKEAH Final Edition 1976-2011.Proud owner of the true original watch. Serial number: 054/300

  7. #6
    Fecha de Ingreso
    04 mar, 10
    Ubicación
    españa
    Mensajes
    6
    Gracias: 0

    Predeterminado

    Un gusto leerte y aprender tanto. Cada vez tengo más respeto por Seiko y menos por otras marcas de "pega". Un saludo y gracias

  8. #7
    Fecha de Ingreso
    09 sep, 09
    Ubicación
    Alter do Chão Portugal, mas AÇOREANO DE corazón
    Mensajes
    1,123
    Gracias: 0

    Predeterminado

    Grande INFO gracias menuda informacion.
    Saludos

    J Vargas

    " A decent man must have a decent watch." Albert Falco



  9. #8
    Fecha de Ingreso
    19 jul, 16
    Ubicación
    Barcelona
    Mensajes
    4
    Gracias: 0

    Predeterminado

    Esto es un reloj y lo demás son tonterías

  10. #9
    Fecha de Ingreso
    05 may, 16
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    885
    Gracias: 1027

    Predeterminado

    Me lo guardo para leerlo más tranquilamente

  11. #10
    Fecha de Ingreso
    05 may, 16
    Ubicación
    Madrid
    Mensajes
    885
    Gracias: 1027

    Predeterminado

    Magnífico relato, aunque no veo muchas fotos

  12. #11
    Fecha de Ingreso
    13 ago, 15
    Ubicación
    Barcelona
    Mensajes
    574
    Gracias: 411

    Predeterminado

    A veces los reflotes son cosa buena, porque se recuperan artículos excelentes como este, que no tuve tiempo de ver en su momento.

  13. #12
    Fecha de Ingreso
    10 nov, 09
    Ubicación
    sevilla
    Mensajes
    9,274
    Gracias: 5554

    Predeterminado

    Cita Iniciado por miguelo12 Ver Mensaje
    Esto es un reloj y lo demás son tonterías
    Te refieres a la marca o a alguno en concreto?
    Hasta un reloj parado da la hora exacta dos veces al día...


Información de Tema

Usuarios Viendo este Tema

Actualmente hay 1 usuarios viendo este tema. (0 miembros y 1 visitantes)

Temas Similares

  1. El nacimiento del reloj de pulsera. La Primera Guerra Mundial
    Por vegaban en el foro Hora Zulú: Relojes Militares
    Respuestas: 24
    Último Mensaje: 29/05/2011, 23:32
  2. Los GSTP, relojes de bolsillo en la Segunda Guerra Mundial...( Fotos )
    Por vegaban en el foro Hora Zulú: Relojes Militares
    Respuestas: 8
    Último Mensaje: 23/11/2009, 11:51
  3. Reloj de trinchera de la Primera Guerra Mundial
    Por Claudio en el foro Hora Zulú: Relojes Militares
    Respuestas: 2
    Último Mensaje: 22/09/2009, 19:38
  4. Videos: Plumas en la segunda guerra mundial
    Por blasillo en el foro Grafopasión
    Respuestas: 0
    Último Mensaje: 13/06/2008, 19:02
  5. El nacimiento del reloj de pulsera. La Primera Guerra Mundial
    Por vegaban en el foro La enciclopedia FdR
    Respuestas: 0
    Último Mensaje: 03/05/2008, 17:17

Permisos de Publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •  
WEBS AMIGAS
         
         
 
         

Si deseas intercambiar un enlace con nuestro foro CONTACTA CON NOSOTROS

LOS RANKING'S DE FORODERELOJES.ES