PDA

Ver la Versión Completa : El prisionero que compró un Rolex en el campo de concentración nazi



Coyote
04/06/2008, 10:54
El prisionero que compró un Rolex en el campo de concentración nazi

(PD/Agencias).- ¿Se acuerdan de la película La gran evasión, protagonizada por Steve McQueen? El escenario era Stalag Luft III, el famoso y terrible campo de concentración nazi donde se hacinaban americanos y británicos.

Ese campo ha vuelto a ser noticia porque se ha sabido que, en 1943, un cabo inglés prisionero de los alemanes encargó un Rolex por correo y la casa de relojes suiza se lo pudo enviar al campo… sin ningún obstáculo. Precisión suiza y eficacia alemana se unieron en este extraño acontecimiento.

Este fin de semana, ese mítico reloj y la correspondencia que narra su peripecia, han salido a subasta en Ginebra por 121.000 euros.

¿Qué tiene ese Rolex para ser tan caro? Perteneció a un cabo inglés en la Segunda Guerra Mundial.

Según publica The Sunday Times, el oficial se llamaba Clive James Nutting y es el protagonista de una historia sorprendente.

En 1943, este cabo del real ejército británico era uno de los miles de prisioneros aliados en el campo de concentración nazi Stalag Luft III, que se haría famoso en los años sesenta cuando Steve McQueen estrenó una película llamada La Gran Evasión.

Allí, en el campo de concentración, el cabo Nutting envió una carta a la casa suiza Rolex, en la cual solicitaba comprar uno de sus famosos relojes. Era un capricho. La carta iba dirigida al presidente de Rolex, Hans Wilsdorf, en Ginebra, y pedía concretamente un cronógrafo Rolex Oyster 3525. El precio: 1.200 libras.

Con puntualidad suiza, Wilsdorf empaquetó el reloj y se lo envió al Stalag Luft III, situado en Zagan, Polonia, adjuntado una carta en la que pedía perdón por los posibles retrasos.

Pero no hubo retrasos. El reloj de pulsera llegó al campo gracias a la eficiencia de los carteros alemanes. De modo que el cabo pudo llevar su reloj de pulsera en medio del mayor conflicto bélico de la historia. Nutting participó en los variados intentos de americanos e ingleses de huir de aquel campo, intentos que fueron arruinados por los vigilantes alemanes.

Pero Nutting no había pagado aún su reloj, porque el presidente de Rolex le dijo en la carta que no hacía falta que lo pagase al momento, sino mejor cuando la guerra hubiera terminado, y añadió que se fiaba de la palabra de un oficial inglés.

Nutting lo hizo en 1948. Luego, fue uno de los asesores militares en la realización de la película que daría la vuelta al mundo en los años sesenta, hasta convertirse en un clásico del cine bélico: La gran evasión, de John Sturges.
En estos días, el reloj y la correspondencia entre el presidente de Rolex y el oficial inglés se subastan en un hotel en Ginebra. Pero hay más. Según confirmó al periódico inglés un portavoz de la casa de subastas, tanto Rolex como otros fabricantes de relojes suizos estuvieron enviando sin problemas relojes a prisioneros aliados en los campos de concentración alemanes durante toda la guerra.

Clive Nutting pudo reunir cierta cantidad de dinero en el campo de concentración gracias a sus trabajos como zapatero, y con ello pagó el costoso reloj. Murió en 2001 en Australia a la edad de 90 años.

SUBASTA DESIERTA

El elevado precio de salida, unos 121.000, euros han hecho que la puja quedara desierta. Bastante menos le costó el reloj al cabo Nutting en 1943, unos 1.750 euros, que no fueron abonados hasta finalizada la contienda.

Además de esta pieza, la casa de subastas Antiquorum tenía previsto someter a la puja un reloj del ex presidente de EE UU, Franklin D. Roosevelt y otro, en oro rosa, de Charlie Chaplin.

de la web

un saludo